El Papa Francisco, ha convocado a la Iglesia a celebrar de manera especial el mes de octubre de 2019, como un Mes Misionero Extraordinario (MME) con el lema

Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en Misión por el mundo

Se cumplen 100 años de la carta Maximum Illud, de Benedicto XV, considerada como la carta magna de las misiones modernas. Con ella, después de la Primera Guerra Mundial, el Papa dio un impulso a las Misiones.

¿Para qué un Mes Misionero Extraordinario?

Para renovar la conciencia de que todos los bautizados, por el hecho de serlo, somos misioneros. La misión está en el ADN del cristiano y, por ende, en el ADN de la Familia Canossiana.

Para poner a toda la Iglesia en estado permanente de misión.

Leemos en las Memorias de Santa Magdalena: “este sentimiento del amor de Jesucristo hacia los hombres, además de causarme dolor por verlo tan mal correspondido, me provocaba un gran anhelo por hacerlo conocer y amar… hubiera deseado convertirme en polvo, si de esa manera hubiera podido repartirme por todo el mundo, para que Dios fuera conocido y amado.” (Mm. Cap.3,49-50, pág. 100) 

  «La caridad es un fuego que busca abrasarlo todo»

Santa Magdalena de Canossa

 Significado logo para el mes misionero y relacionados:

https://youtu.be/ia5nbelFH3o

https://youtu.be/SxsZa8rhf-A

https://youtu.be/TmTWfuj5vM4