Seguimos de aniversario, porque un día como hoy en 1988 el Papa Juan Pablo II canonizaba a nuestra Fundadora: Magdalena Gabriela de Canossa.

Durante la homilía en ocasión de la canonización, Juan Pablo II dijo: «Considerando la vida de Magdalena de Canossa, se diría que la caridad la devoraba como una fiebre: la caridad hacia Dios, que la impulsaba hacia las cumbres más altas de la experiencia mística; la caridad hacia el prójimo, llevada hasta las extremas consecuencias del don de sí a los demás.

Santa Magdalena amó apasionadamente a Cristo crucificado, sin embargo, entendió que la piedad verdadera, que conmueve el Corazón de Dios, consiste en el «desatar las cadenas injustas, romper todos los yugos, dar libertad a los oprimidos y compartir el pan con el hambriento.» Por esto se empeñó con todas sus energías, con toda su existencia, en ir al encuentro de toda forma de pobreza: económica, moral, la enfermedad y también la ignorancia.

¡Que Ella desde el Cielo, nos siga animando a Hacer CONOCER y AMAR a JESUCRISTO, con el testimonio y la acción de nuestra vida!