Nuestro Carisma: “Mira y Haz según el Modelo”

Ex 25,40

La contemplación del Crucificado “que solo respira Caridad” forma en Magdalena un corazón de madre y ardor de apóstol, impulsándola a ser en su tiempo un testigo eficaz del Amor salvífico de Dios para la humanidad.Su experiencia mística “Inspice et fac secundum exemplar” “Mira y Haz según el modelo” es para nosotras fuente inmutable de inspiración y de vida.
También nosotras como Magdalena estamos llamadas y capacitadas para contemplar el Amor Crucificado y para comunicarlo a las personas, buscando solo la gloria del Padre y la salvación de cada hombre y mujer, a través de una vida de consagración, de comunión y de humilde servicio.
Atentas al Amor que resplandece en la Cruz, modelamos nuestra manera de amar sobre la del Señor, en humildad y desapego radical. Asumimos los sentimientos de Cristo, dejando que cada una de nuestras acciones sea animada por su Espíritu de caridad, de dulzura, de mansedumbre y humildad; espíritu de celo y fortaleza, espíritu amabilísimo, generosísimo y pacientísimo.